BARRAZA 

HISTÓRICO

​más de 400 de historia

VALORES

  • Como asentamiento, el poblado se origina en el período colonial de la Capitanía General de Chile con cerca de 440 años de antigüedad.

 

  • Originalmente corresponde a una merced de tierra entregada entre 1565 y 1571 a Don Diego Sánchez de Morales, vecino refundador de La Serena y miembro de su cabildo.

 

  • En 1603, la propiedad pasa a manos de Don Gregorio Quiroz, quien al morir en 1620, entrega la propiedad a su única hija, María Nicolasa, quien la aporta como dote al contraer nupcias con el capitán Antonio Barraza Crespo, y por ello, se conoce a esta estancia como la de “Los Barraza o Barraza”.

 

  • Fue una importante parada en el denominado “Camino Real” que unía las ciudades de La Serena y Santiago.

 

  • A fines de 1680, el poblado fue elevado a la categoría de parroquia en el año 1680, con el título de “San Antonio del Mar y la Purísima Concepción”.

 

  • La trascendencia religiosa del lugar, la floreciente actividad agrícola y el creciente laboreo de minas y trapiches, el sector atrajo innumerables comerciantes y habilitadores de minas, formándose allí un poblado que adquirió cierta relevancia a comienzos del siglo XIX.

 

  • En el marco de la guerra de la independencia, debido a la participación de vecinos de la localidad de Barraza en la Batalla de Salala (ocurrida el 14 de Febrero de 1817, y significó la liberación de Coquimbo y La Serena de dominio Español), Bernardo O’Higgins otorga a Barraza el título de Villa Cabecera del partido del Valle del Limarí.

 

  • El pueblo conservó preponderancia política, administrativa y social hasta 1831, condición que decae con la fundación de la villa de Ovalle.

 

  • El actual templo parroquial es Monumento Nacional desde 1978, fue diseñado por el arquitecto Joaquín Toesca y construido de 1795 a 1800.

 

  • Actualmente el poblado se ha constituido en un elemento de identificación histórica a nivel provincial, en sus calles se desarrollan diversas fiestas y celebraciones tanto religiosas como comunitarias, algunas de las cuales se remontan a principios del siglo XVIII.

 

  • La fiesta patronal en honor a San Antonio de Padua (15 de Agosto), se celebra desde fines del siglo XVII. En la tarde se desarrolla la procesión por las calles principales. Los vecinos llevan en andas a San Antonio y a la Santísima Virgen acompañados de bailes chinos, bandas de música, fieles devotos, el club deportivo y el club de huasos de Barraza.

​ATRIBUTOS

  • La mayoría de los edificios existentes coinciden en ser construcciones en base al uso de tierra (adobe, quincha, tapial, etc.) acompañadas de elementos estructurales y ornamentales confeccionados en madera como pilares, vigas, cerchas, aleros, puertas, ventanas, etc. con terminaciones ligeramente rústicas.

 

  • En general las puertas y ventanas presentes en las fachadas de las construcciones del pueblo coinciden en ser de dos hojas batientes de madera, con marcos y molduras talladas, algunas con barrotes y postigos de fierro.

 

  • Actualmente como revestimiento de cubierta predomina la plancha ondulada de zinc, sin embargo originalmente eran revestidas en tejas de arcilla o tejidos de coirón.

  • Las construcciones que enfrentan a la calle, en su mayoría presentan características arquitectónicas coincidentes en cuanto a altura, proporciones volumétricas y espaciales (tendientes a lo horizontal), composición de las fachadas (con predominio del lleno sobre el vacío) y la combinación de elementos verticales como vanos y ornamentos (almohadillados) con franjas horizontales enmarcadas en zócalos, cuerpo construido y cubierta.

  • El trazado y disposición de las calles es un ejemplo característico de un poblado colonial de desarrollo no planificado, en torno a una calle principal (calles Antonio Perry y Federico Alfonso) y una plaza de armas, donde la plaza y su entorno constituyen hasta hoy el sector principal de la localidad.

  • El poblado se conforma mediante la agrupación continua de predios generalmente rectangulares, con su lado estrecho hacia la calle y el lado largo hacia el interior de la manzana.

  • En cada predio, la organización de las construcciones en su interior consiste generalmente en un edificio principal de uso doméstico ubicado de manera paralela a la calle utilizando todo el frente del predio mientras que a su interior se organizan galerías y/o corredores, patios disponibles para huertos de cultivo o arborización y otras construcciones menores, todas de un piso.

  • En el costado norte del poblado, el cauce del río Limarí, constituye un sector de riqueza paisajística y valor ambiental y natural, además de ser productivamente esencial para el desarrollo del poblado.

  • Existen canales y acequias de antigua data, que atraviesan el pueblo por entre los patios para regar huertos y jardines.

  • Constructivamente, el río Limarí es la fuente principal de los materiales presentes en las edificaciones que conforman el pueblo. El río se manifiesta en la fisonomía del poblado especialmente mediante el uso de áridos utilizados en distintas formas y tamaños, desde arenas y arcillas para mezclas de tierra en muros de edificios a piedras “huevillo” como pavimento en aceras o enrocados para cimientos, sobrecimientos, muros de pirca y tapial en cierres de predios y potreros.

  • La vegetación de la plaza compuesta por pinos, pimientos, algarrobos y palmeras todos en fase adulta, enfatiza la importancia de este lugar convirtiéndola en un apreciado y distinguible sector de sombra, especialmente importante en un clima de secano costero como es en el que se emplaza Barraza.

  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram

  © 2019 Paisaje Rural. Gestión de Proyectos